Instale un protector de bombillos y aumente la seguridad de su hogar

El tema recurrente cuando se produce un robo en un domicilio, es cómo podemos aumentar la seguridad de nuestra puerta de entrada, para ello, los cerrajeros profesionales disponen de varias opciones.

Se aconsejan tomar medidas específicas de seguridad y aplicarlas en todo tipo de puertas principales para viviendas particulares, edificios, comunidades, empresas, despachos, etc. Seguridad que se consigue con los protectores para bombillos instalados en cerraduras, siempre por cerrajeros con experiencia comprobable. Las puertas blindadas y acorazadas aportan mayor fortaleza y evitan el apalancamiento por parte de los intrusos, pese a la sofisticación que emplean para forzar los cerramientos.

Protectores para bombillosEntre las aperturas limpias como se conocen en el sector cerrajero,  destaca entre las modalidades de robo la técnica  bumping, que se caracteriza por no ejercer fuerza ni daños en la cerradura. Pocos segundos son necesarios, para abrir con la llave maestra los cilindros. En la posición correcta se alcanzan los bulones interiores del bombillo, motivo por el cual se hacen imprescindibles los protectores en cualquier clase de cerraduras. Un método que actúa directamente en los bulones, que se destraban al separarse de los contrapistones con el método bumping, liberando el bloqueo. Será preciso aumentar la seguridad con los protectores para bombillos, evitando este sistema como aconsejan los cerrajeros.

Esta forma de acceso ilegal es difícil de demostrar porque no deja huellas y no se puede comprobar. Ante estos robos el mercado de la seguridad propone una amplia lista de sistemas anti-bumping, anti-ganzua, etc. Cerraduras con alta protección en diferentes modelos, que no permite que se puedan taladrar en el rotor, gracias al acero incorporado en su parte interior. Un sistema que no se puede destruir, por la resistencia que ofrece a la apertura y que se aplica en todo tipo de cerraduras. Este elemento aumenta la seguridad en puertas de madera y antiguas que no cuentan con blindaje, ni puntos de anclaje suficientes. También son bien valorados en puertas acorazadas y blindadas que se fortalecen, con cerraduras que disponen de protectores para bombillos.

En cerraduras sin este tipo de escudos que resultan básicos para evitar el método bumping, la debilidad de la puerta es muy notable, porque el rotor y cuerpo de la cerradura queda totalmente expuesto. En cerramientos con escudo protector como recomiendan los cerrajeros, el cuerpo y el rotor no se pueden taladrar ni extraer. Esta alternativa que se encuentra en el mercado al alcance de todos, se convierte en la forma de protección más recomendada.

Una simple instalación en la cerradura, permite resistir la actuación de los ladrones y prevenir el robo en el domicilio.

Los cerrajeros apuestan por las cerraduras con protectores de esta naturaleza y recomiendan especialmente el asesoramiento profesional, junto con la revisión periódica de todos los cerramientos de la vivienda. Esta diferencia convierte la cerradura en infranqueable, por su grado de complicación en caso de ataque. La simplicidad de las puertas para ser abiertas es un factor considerado por los ladrones, para acceder al domicilio que se puede evitar. El coste es asequible y resulta el perfecto complemento de la cerradura, cuando se intenta su apertura forzada.

Vídeo sobre apertura de puertas por parte de un cerrajero profesional